El contacto con la música ejercita el desarrollo sensorial, estimula en las niñas, niños y jóvenes la habilidad de escuchar, cultivar la sensibilidad y la creatividad; con la música se recupera “LA MEMORIA Y LA IMAGINACIÓN”.